01_personas

.

03_realidad+

.

03_realidad-

.

04_metodo

.

05_el_sueño

.

 

HERMENÉUTICA

.Hermenéutica 1

HERMENÉUTICA

Al hacer la Exégesis de un texto se pregunta por el ambiente general, lingüístico, histórico, religioso, el cuándo, dónde y por qué autor fue escrito, con el fin de comprender lo que el texto dice, para descubrir cuál es el mensaje que allí está plasmado.

Una vez descubierto el mensaje que fue entregado hace tiempo en diferentes circunstancias, en ambientes totalmente distintos, en otras épocas y lugares y con distintos protagonistas, es necesario transportarlo a nuestro tiempo, a nuestra época y actualizarlo. Esa es la tarea de la Hermenéutica.

De ahí nace la exigencia, de que luego de hacer la Exégesis, sea “bastante apropiado que un homileta sepa poner en relación los textos de una celebración con los hechos y cuestiones de actualidad, compartir los frutos del estudio para comprender un pasaje de la Escritura”, como lo dice claramente el Directorio Homilético en el n. 7.

EXEGESIS

Mensaje principal

EXÉGESIS

Para algunos autores la exégesis debe limitarse rigurosamente a comprender lo que el texto dice, y repetirlo después en términos actuales. Para otros el exégeta debe hacer ambas cosas: comprender el texto, y explicarlo en términos actuales. Las dos partes deben constituir un proceso único interpretativo. En concreto, el itinerario exegético debe consistir en ir del texto a su ambiente histórico y a su origen, para regresar luego al texto.

En efecto, la primera aproximación del exégeta debe consistir en colocar el texto en su ambiente general, lingüístico, histórico y religioso, lo cual nos convierte de algún modo en contemporáneos del texto bíblico, al tiempo que nos hace conscientes de la distancia que nos separa de ella. Además, nos permite comprender que la Biblia no es un libro aislado dentro de un mundo extraño, sino un libro profundamente encarnado en su tiempo y en su ambiente.

La segunda aproximación se centra más bien en la individualidad del texto, al preguntarse el exégeta cuándo, dónde y por qué autor fue escrito, así como para qué destinatarios lo escribió. Además, es de gran importancia el hecho de comprender los motivos que tuvo el autor para escribir dicho texto.

http://www.religionenlibertad.com/exegesis-y-hermeneutica-su-significado-36089.htm

21° TIEMPO ORDINARIO

.Silla de ruedas

HOMILÍA DOMINGO 21° TIEMPO ORDINARIO (C) 21 de agosto de 2016

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Lucas (13,22-30):
En aquel tiempo, Jesús, de camino hacia Jerusalén, recorría ciudades y aldeas enseñando. Uno le preguntó: «Señor, ¿serán pocos los que se salven?»
Jesús les dijo: «Esforzaos en entrar por la puerta estrecha. Os digo que muchos intentarán entrar y no podrán. Cuando el amo de la casa se levante y cierre la puerta, os quedaréis fuera y llamaréis a la puerta, diciendo: “Señor, ábrenos”; y él os replicará: “No sé quiénes sois.” Entonces comenzaréis a decir. “Hemos comido y bebido contigo, y tú has enseñado en nuestras plazas.” Pero él os replicará: “No sé quiénes sois. Alejaos de mí, malvados.” Entonces será el llanto y el rechinar de dientes, cuando veáis a Abrahán, lsaac y Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros os veáis echados fuera. Y vendrán de oriente y occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios. Mirad: hay últimos que serán primeros, y primeros que serán últimos.»
Palabra del Señor

HOMILÍA

PRÓLOGO. Tienes mi mano extendida y te doy la bienvenida a este nuevo encuentro con la Palabra para tratar de encontrar el mensaje y luego compartirlo. Bienvenido.

AÑO LITÚRGICO. Acompañados del evangelio escrito por Lucas hemos ya recorrido 20 domingos del Tiempo Ordinario, cuántos mensajes tratando de adecuarlos a nuestro tiempo, como dice el Directorio Homilético (n 7). Así caminamos como Iglesia buscando la manera de hacer que el Reino de Dios sea una realidad entre nosotros, así como también encontramos algunas características de quienes como misioneros hacemos el empeño de que Reino de Dios sea una realidad: misericordiosos (mensaje del domingo 15), comprometidos sin mirar atrás (domingo 13 del tiempo ordinario), la prioridad debe ser Jesús (domingo 16), generadores de paz (domingo 14 del tiempo ordinario), etc., de tal manera que seguiremos encontrando mensajes que serán actualizados a la época.

EXÉGESIS. Qué es lo que nos quiere decir Lucas con este texto, cuál es su mensaje. Como siempre nos presenta el planteamiento: el amo de casa, cierra la puerta y no entra nadie más. Llegan los que nunca faltan, los tardíos, los atrasados, que golpean y suplican que les deje entrar. Jesús dice: “No sé quiénes sois”, aunque le digan insistentemente “Señor, Señor”, aunque argumenten que han comido con Él y han estado con Él. Es cuando Lucas aprovecha, como siempre, la oportunidad para que Jesús diga el mensaje: “Alejaos de mí, malvados.” Que para entenderlo mejor podemos recurrir a un texto paralelo en el evangelio de Mateo que dice: “apártense de mí, ustedes que hacen el mal” y también el Diccionario de la Real Academia que expresa el significado de malvado como de aquel “que obra con mucha maldad o que hace daño con sus acciones” (1Cor. 6, 9-10 y Gal. 5,19). Es decir, Lucas presenta el mensaje de este domingo diciendo que quien logra estar con el Señor es aquel que no es malvado, aquel que no hace el mal, aquel que no hace daño con sus acciones. Ahora digámoslo en forma positiva, para estar con el Señor (para tener la salvación) hay que obrar el bien, hay que siempre optar por lo bueno, hay que ser buena persona, buena gente, hombres y mujeres de buen corazón (Gal. 5, 22).

Mensaje: Hacer el bien es prueba de que estamos con Dios.

HERMENÉUTICA es actualizar el mensaje. Jesús nos decía la semana pasada que hacer la opción por Él implicaba ruptura y división, a todo nivel y hoy nos dice que estar con Él es hacer el bien, si unimos los dos mensajes sí podemos decir que hacer la opción por Jesús es hacer opción por el bien en favor de nuestros hermanos, pues, Jesús mismo ya lo decía, que lo que hagamos por el más pequeño de los hermanos lo hacemos a Él (Mt. 25, 40). Pero, señalemos algo más, no es cuestión de decir Señor, Señor, no es asunto de solo palabras, no es de lo que se habla, de lo que predica, de meditaciones piadosas, sino el tema es acción, hacer, obrar, testimoniar, con todos los términos que lo implican (ayudar, acompañar, colaborar, solidaridad, etc.). Y esta opción por Jesús, por el bien debe comenzar por donde comienza la caridad: por la casa, el hogar.

Hacer siempre el bien comenzando por la casa y sin mirar a quien, ya que sabemos que en el más pequeño está el Señor.

SUGERENCIAS. Seguir a Jesús no es con palabras sino con obras. Por eso:

1 Aceptemos en la vida que seguir a Jesús es hacer opción por el bien.

2 Comprometámonos a comenzar haciendo el bien en nuestras familias y luego el resto, ojalá los más pequeños.

3 Vivamos la opción por Jesús en el bien sabiendo que el ejemplo cambia vidas mas no las palabras ni las opiniones.

EPÍLOGO. Para terminar, recordemos a nuestra comunidad que seguir a Jesús es obrar el bien y luego resume amablemente las sugerencias para vivir el mensaje dominical.

 

 

 

Jesús Palomino Idrovo

20° TIEMPO ORDINARIO

Gran oportunidad

HOMILÍA DOMINGO 20° TIEMPO ORDINARIO (C) 14 de agosto de 2016

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Lucas (12,49-53):
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo paz? No, sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.»
Palabra del Señor

HOMILÍA

PRÓLOGO. Gracias por venir a este lugar y juntos enfrentarnos a la Palabra para encontrarnos con el Señor, descifrar su mensaje para este domingo y en las diferentes actividades pastorales entregarlas a los feligreses que impulsados por el Espíritu Santo llegan a escuchar dominicalmente su mensaje.

AÑO LITÚRGICO. Estamos en el domingo 20 de los 34 del Tiempo Ordinario. Es bueno que recordemos que, durante este tiempo, la Iglesia, con la fuerza del Espíritu Santo lo que hace es procurar interpretar la Palabra, descubrir cuál es su mensaje, esforzarnos en actualizarlo y ofrecerlo a quienes quieren o siguen a Jesús. Es decir, no es cuestión de realizar alguna meditación piadosa, como para salir del apuro, no, es asunto de hacer unos intentos de exégesis, buscar el mensaje como dice el Papa Francisco y luego intentar una hermenéutica, actualizar el mensaje a las realidades presentes. Debemos tener bien clara la idea: Jesús vino a traernos el Reino de Dios, Reino que ni Jesús ni Dios mismo nos lo imponen, sino que nos lo ofrecen para que nosotros lo hagamos realidad. Lo hacemos realidad a la medida que vayamos empoderándonos de lo que Jesús nos dice en sus mensajes, y éstos son los que ofrecemos a los hermanos domingo a domingo. Vale recordar todos los mensajes anteriores para llevar una concatenación y dar sentido al mensaje dominical que corresponde.

EXÉGESIS. Ya conocemos que Lucas fue médico, que hizo trabajo misionero, que escribió el Evangelio y Hechos, así como también sabemos que su propósito fue dar a conocer la historia de Jesús y de la Iglesia, de tal manera que quienes creen en Jesús se sientan fortalecidos. Se ha discutido sobre el año en que Lucas escribió el Evangelio de tal manera que hay dos corrientes, una que dice que lo escribió antes de la destrucción del templo de Jerusalén (año 70 de nuestra era) por parte de los romanos y la otra que lo escribió luego de la destrucción del templo. De todas maneras, el ambiente en el que escribió el Evangelio tuvo por un lado la presencia de los romanos a quienes no les interesaba un judío que los “cristianos” le consideraban Dios y hasta le destruyen su templo en Jerusalén, siendo que para ellos su dios es su emperador y por otro el crecimiento de quienes creen en el judío llamado Jesús y que es el Hijo de Dios. Todo esto para decir que el ambiente está caracterizado por la presencia de Jesús que mantiene en dificultades a los judíos que han llegado a estar en favor de los romanos y en contra de Jesús y a otros judíos que han llegado a creer que Jesús es el Mesías y hacen ya parte de la Iglesia naciente. En esa realidad Lucas escribe el Evangelio y a las comunidades que se encuentran en período de crecimiento y crisis les advierte que seguir a Jesús, requiere decisión y rompimiento con las maneras de pensar, sean políticas (romanos), sean religiosas (judíos), sean familiares (hijo, padre, suegra), es decir: seguir a Jesús es una opción de vida que implica ruptura. Eso hace que el mundo arda y se está tardando.

Mensaje: Seguir a Jesús implica ruptura y división.

HERMENÉUTICA es actualizar el mensaje. Cómo actualizar eso de que ¿seguir a Jesús implica ruptura y división? Primero: aceptemos que eso de seguir a Jesús es la verdadera opción de vida, es la comprometedora elección, es la elección que exige ruptura con aquello que impide ir a Jesús. Segundo: nuestra realidad, en cualquier lugar del mundo en el que vivimos, a cada momento nos ofrece múltiples posibilidades para todo, para todo, menos para optar por Dios. De entre todas las posibilidades señalemos como las más importantes: opciones para ser felices (viajes, coches, placer, etc.), haciéndonos pensar que la felicidad está en tener; opciones para mejorar la vida (productos naturales, spa, dietas, etc.) diciéndonos que la felicidad está en el hacer; opciones para subir en el status (universidades, idiomas, seguros, etc.) como si la felicidad radicara en el ser. Tercero: Clarifiquemos la idea, seguir a Jesús implica ruptura con todo aquello que impide optar por Jesús, pues todas las opciones que ofrece este mundo no impiden ir a Jesús, ya que ofrecen tener, hacer o ser, la clave está en nuestra actitud, mientras más tengamos, mientras más hagamos y mientras mejores seamos, existen mayores posibilidades de optar por Jesús. Pues, este mundo hecho por Dios, desarrollado por los hombres, creados por Dios, es el único espacio que tenemos para optar por Dios. Depende de nuestra actitud. Y ¿en dónde está la ruptura y división? Ya no competimos por tener, con lo que tenemos debemos optar por Jesús; ya no competimos por hacer, con lo que hacemos, optamos por Dios; ya no competimos por ser, con lo que somos debemos optar por Dios. Esa actitud genera ruptura y división, pues no todos optan por Jesús.

SUGERENCIAS. Con lo que somos, tenemos y hacemos debemos hacer opción por Jesús. Por eso:

1 Aceptemos la idea: con lo que somos, tenemos y hacemos debemos hacer la opción por Jesús.

2 Dispongámonos a aceptar que muchos se enojarán y se separarán si ven que hemos optado por Jesús.

3 Esforcémonos porque la opción no sea solo nuestra sino de toda nuestra familia.

EPÍLOGO. Para terminar, recordemos a nuestra comunidad que seguir a Jesús implica ruptura y división y luego resume amablemente las sugerencias para vivir el mensaje dominical.

 

Jesús Palomino Idrovo

REGALOS

Regalos