2° ADVIENTO

.decidi-regalar-mis-juguetes

HOMILÍA DOMINGO 2° ADVIENTO

04 de diciembre de 2016 (A)

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Mateo (3,1-12):
Por aquel tiempo, Juan Bautista se presentó en el desierto de Judea, predicando: «Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.» Éste es el que anunció el profeta Isaías, diciendo: «Una voz grita en el desierto: “Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos.”»  Juan llevaba un vestido de piel de camello, con una correa de cuero a la cintura, y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Y acudía a él toda la gente de Jerusalén, de Judea y del valle del Jordán; confesaban sus pecados; y él los bautizaba en el Jordán.  Al ver que muchos fariseos y saduceos venían a que los bautizara, les dijo: «¡Camada de víboras!, ¿quién os ha enseñado a escapar del castigo inminente? Dad el fruto que pide la conversión. Y no os hagáis ilusiones, pensando: “Abrahán es nuestro padre”, pues os digo que Dios es capaz de sacar hijos de Abrahán de estas piedras. Ya toca el hacha la base de los árboles, y el árbol que no da buen fruto será talado y echado al fuego. Yo os bautizo con agua para que os convirtáis; pero el que viene detrás de mí puede más que yo, y no merezco ni llevarle las sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego. Él tiene el bieldo en la mano: aventará su parva, reunirá su trigo en el granero y quemará la paja en una hoguera que no se apaga.»
Palabra del Señor

HOMILÍA

PRÓLOGO. Debemos animadamente dar la bienvenida a los feligreses que se juntan a nosotros para encontrarnos con la Palabra en este segundo domingo de adviento. Por qué no recordarles que nuestra santa madre Iglesia ha organizado el Año Litúrgico para que hagamos el intento de configurarnos con Jesús en los principales acontecimientos de su vida. Luego de recordarles este propósito de nuestra Iglesia, expresarles la alegría inmensa de que estemos juntos para este nuevo encuentro con la Palabra.

AÑO LITÚRGICO. Estamos en el primer Tiempo Litúrgico: Adviento. Adviento lleva a pensar en el advenimiento, en la preparación al nacimiento del “esperado”, del “mesías”, del “profeta”, del “Hijo del Hombre” y que, como toda venida, necesita una preparación. En este caso, la venida es de Jesús, que litúrgicamente lo celebraremos en la llamada Navidad, pero no es la segunda venida, sino es la preparación litúrgica para que celebremos el nacimiento de Jesús, su ingreso a nuestra historia, a nuestras vidas, si usted quiere. En este sentido recordemos que, en el domingo anterior, el mensaje fue aclarándonos que este tiempo es de preparación para la venida del “Hijo del Hombre” y que por tanto hay que estar vigilantes. En definitiva, Adviento es espera y venida. Espera que incluye preparación de quienes esperamos y venida o ingreso de nuestro Dios en nuestra historia, porque Él, nos ama.

EXÉGESIS. Ya sabemos que lo importante es buscar el mensaje principal. Mateo es un hombre sobrio, didáctico, cuidadoso en sus relatos y escribe a los judíos que conforman la segunda generación de los seguidores de Jesús, que inclusive se hicieron conocer de tal manera que les llamaron “los nazarenos” y ya comenzaron a organizarse. A estos seguidores de Jesús, Mateo se encarga de presentarles a Jesús, como aquel en quien todas las profecías del Antiguo Testamento se cumplen. Mateo es serio. En el texto que escudriñamos hoy, Mateo se vale de Juan el Bautista para presentar a Jesús. Primero, es más importante que Juan, de quien no es digno de desatar las correas de sus sandalias; segundo, Juan dice que es aquel de quien hablaba Isaías, es decir Jesús cumple las profecías; tercero, Jesús es quien bautizará con el Espíritu santo, no es otro “profeta” más de los de la época; cuarto, es quien quemará toda la paja. Sí, realmente Mateo es serio, no está con rodeos, dice lo que tiene que decir y con argumentos, apoyado en el personaje importante de la época, Juan, quien a Herodes le dijo que no debía vivir con la mujer de su hermano. (Mt.14 ,4) En fin, Mateo presenta a Jesús, es quien bautiza con el Espíritu Santo y en quien se cumplen las profecías del Antiguo Testamento.

Mensaje: Jesús es quien bautiza con el Espíritu Santo y cumple las profecías.

HERMENÉUTICA es actualizar el mensaje. Como ya concretamos que se trata de prepararnos para la conmemoración de la venida de Jesús, el mensajero del Padre Dios, en cuanto al tiempo, se refiere a la preparación en Adviento y en cuanto a su nacimiento, Navidad. Este domingo, el 1° de Adviento, es prepararnos para la navidad, socialmente hay muchas cosas (pesebre, novena, compras, regalos, etc.), litúrgicamente hay otras cosas (color morado, pocas flores, confesiones, lecturas propias, se evita el aleluya, etc.) espiritualmente es el asunto. Pensando en nuestros feligreses, ya todo preparamos litúrgicamente para ellos, pero sería bueno orientarles en cuanto a su vida diaria. ¿No deberíamos motivarles para que encuentren en Jesús una razón para mejorar su vida y no solamente el dinero, el tener, el disfrutar? ¿Podríamos motivarles para que formen a sus hijos en el área espiritual, sin decirles nada sino siendo ejemplos de seguimiento a Jesús participando de las celebraciones eucarísticas, porque para los mayores, es decir los papás, demuestren que es Jesús el importante, el que bautiza con el Espíritu Santo? ¿Podríamos sugerir que en esta Navidad sean solidarios con los que más necesitan compartiendo lo que tienen porque saben que el que viene en navidad es Jesús, el que da sentido a la vida? Eso sería adviento, es decir sería preparación a la venida de Jesús.

SUGERENCIAS. Prepararnos para que llegue Jesús, el que da sentido a la vida y por eso:

1 Demostrar a los hijos, a los cercanos, que Jesús es quien da sentido a la vida, y que por eso asiste a las celebraciones, sin decir nada, excepto la invitación.

2 Tomar actitudes de solidaridad, como entregar ropa buena, canastas navideñas, conjuntamente con miembros de la familia, etc.

EPÍLOGO. Para terminar, recordemos a nuestra comunidad que, Jesús es quien bautiza con el Espíritu Santo y cumple las profecías y luego resumamos amablemente las sugerencias para vivir el mensaje dominical. Despidamos a nuestra comunidad llenándoles de la seguridad del amor de Dios y que solo dependemos de nuestras capacidades para mejorar.

 

 

Jesús Palomino Idrovo