3° ADVIENTO

.

 

HOMILÍA DOMINGO 3° ADVIENTO

11 de diciembre de 2016 (A)

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,2-11):
En aquel tiempo, Juan, que había oído en la cárcel las obras del Mesías, le mandó a preguntar por medio de sus discípulos: «¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?»
Jesús les respondió: «Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo: los ciegos ven, y los inválidos andan; los leprosos quedan limpios, y los sordos oyen; los muertos resucitan, y a los pobres se les anuncia el Evangelio. ¡Y dichoso el que no se escandalice de mí!»
Al irse ellos, Jesús se puso a hablar a la gente sobre Juan: «¿Qué salisteis a contemplar en el desierto, una caña sacudida por el viento? ¿O qué fuisteis a ver, un hombre vestido con lujo? Los que visten con lujo habitan en los palacios. Entonces, ¿a qué salisteis?, ¿a ver a un profeta? Sí, os digo, y más que profeta; él es de quien está escrito: “Yo envío mi mensajero delante de ti, para que prepare el camino ante ti.” Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista; aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él.»
Palabra del Señor

HOMILÍA

PRÓLOGO. Los homiletas, es decir los que hacemos homilía para los fieles, los seguidores de Jesús, alegrémonos con ellos porque hemos comenzado este nuevo año litúrgico y es bueno darles la bienvenida para seguir en contacto con la Palabra, domingo a domingo.

AÑO LITÚRGICO. Estamos en el primer Tiempo Litúrgico: Adviento y ya es el tercer domingo. Por qué no recordarles que en el primer domingo encontramos en la Palabra como el mensaje principal que debemos prepararnos porque ya viene el “Hijo del Hombre” y en el domingo anterior la Palabra nos explica que Jesús, el “Hijo del Hombre” es quien bautiza con el Espíritu Santo y es quien cumple las promesas del Padre expresadas en el Antiguo Testamento. ¿Qué traerá este tercer domingo?

EXÉGESIS. Tenemos ideas claras sobre Mateo y su evangelio. Veamos: Mateo es sobrio, didáctico y elabora sus descripciones detalladamente; presenta a Jesús como el cumplidor de las profecías, digno y majestuoso; su evangelio está destinado a los seguidores de Jesús, los “nazarenos” que se comienzan a organizar y configurarse; para Mateo el Reino de dios es un tema que la comunidad ha aceptado como de instauración posterior, no inminente; la Iglesia naciente es “continuadora legítima del Israel histórico”. En el texto de este tercer domingo de adviento presenta Mateo la figura de Jesús como el cumplidor de las profecías (Is 35, 5ss),  por ello manda en respuesta a Juan: “Id a anunciar a Juan lo que estáis viendo y oyendo”, luego al mismo cumplidor de las profecías, Jesús, le hace presentar la figura extraordinaria de Juan el Bautista, y le hace el mejor elogio que puede recibir un hombre: “Os aseguro que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan, el Bautista” y le identifica con el personaje de Malaquías 3, 1.

Mensaje: Jesús nos invita a valorar al ANUNCIADOR: Juan el Bautista.

HERMENÉUTICA es actualizar el mensaje. Desde la exégesis que acabamos de realizar, existe una idea: Jesús es el cumplidor de las profecías del Antiguo Testamento. Junto a esta idea aparece otra: Juan el Bautista también es cumplidor de las profecías, especialmente la que nos presenta Malaquías, pero, en el caso de Jesús, cumple las promesas del Padre al pueblo de Israel, en el caso de Juan cumple las promesas en relación a Jesús: ser su precursor. Desde el punto didáctico de Mateo, es lo más lógico: un anunciador, un precursor, uno que haga de publicista para que llegue el esperado. Actualicemos el mensaje, Jesús viene trayéndonos el Reino de Dios, ¿qué hay que hacer? Anunciarlo, ser sus voceros, sus publicistas, comunicar al mundo que Jesús viene trayéndonos el REINO. ¿Cuál es el modelo de publicista? JUAN EL BAUTISTA.

SUGERENCIAS. Para ser publicistas de Jesús que viene:

1 Debemos valorar la figura de Juan el Bautista, a quien, el mismo Jesús le elogia y le identifica como el cumplidor de las profecías.

2 Si estamos comprometido por la pastoral en un servicio publicista por Jesús, de anunciadores, de catequistas, si hacemos homilías, evangelizamos, somos ministros lectores, etc. debemos declararle como nuestro patrono da San juan Bautista.

EPÍLOGO. Para terminar, recordemos a nuestra comunidad que, Jesús nos invita a valorar al ANUNCIADOR: Juan el Bautista y luego resumamos amablemente las sugerencias para vivir el mensaje dominical. Despidamos a nuestra comunidad llenándoles de la seguridad del amor de Dios y que solo dependemos de nuestras capacidades para mejorar.

 

Jesús Palomino Idrovo