4° ADVIENTO

.

HOMILÍA DOMINGO 4° ADVIENTO

18 de diciembre de 2016 (A)

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Mateo (1,18-24):
El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto.
Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo: «José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por el Profeta: «Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”.»
Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y se llevó a casa a su mujer.
Palabra del Señor

HOMILÍA (Ayudas para que realice su reflexión)

PRÓLOGO. Por favor demos la bienvenida cordial, amistosa, alegre a todos los feligreses, hermanos, amigos que con nosotros se reúnen domingo a domingo para encontrarse con la Palabra y escudriñar el mensaje importante que nos trae.

AÑO LITÚRGICO. Estamos ya cumpliendo el cuarto domingo de adviento, tiempo previo al nacimiento de Jesús, es decir, de la encarnación de Dios, en otras palabras, de la irrupción de la divinidad en la humanidad para enseñarle qué es lo que tiene que hacer para ser feliz como el Padre Dios quiere. No es cuestión de señalar fechas, que ahora uno que otro está tan preocupado por decir que esas fechas no son, sino más bien por asegurar que este acontecimiento es el inicio de la plenitud del amor de Dios por el hombre ya que de muchas maneras lo había hecho, pero ésta es como la definitiva. (Hbr. 1,2) Pero, ¿qué nos dice este domingo la Palabra?

EXÉGESIS. Mateo, el evangelista sobrio, didáctico, en estos versículos plantea nuevamente que en Jesús se cumplen la ley y los profetas. ¿Cómo lo hace en esta ocasión? Trayendo el texto de Is. 7, 14 sobre la virgen que dará a luz, pero sobre todo en cuanto que el nombre del niño será Emmanuel que quiere decir “Dios con nosotros”, o sea, que el pueblo de Israel, no está abandonado del Señor quien le ofreció, en alianza con Abraham, hacer de él un gran pueblo (Gn. 12,2), y que, a pesar de todos pecados cometidos, ya que el pueblo quebrantó la alianza (Ez. 16, 59), no le dejará solo y renovará la alianza que ahora será eterna (Ez. 16, 60), y eso lo hace en Jesús, que es “Dios con nosotros”. Estas ideas todas son de la historia antigua del pueblo de Israel, pero que ahora, en la época de Mateo son historia presente, en la persona de Jesús. Jesús es Dios con nosotros, concluyendo nosotros que, la mejor oportunidad de encontrarse con Dios es en la persona de Jesús.

Mensaje: Jesús es Dios con nosotros.

HERMENÉUTICA es actualizar el mensaje. Es algo bien cuesta arriba porque más que nunca es el tiempo de los dioses. Lo último es la aparecida “ideología de género” que directa, indirectamente le hace al ser humano, totalmente autónomo, que no necesita de nadie, y que su identidad la definirá apenas vaya creciendo, dice que la religión es un invento del hombre para esclavizar a la mujer, y otras cosas más en las que Dios no aparece porque dios es el hombre. Pero para nosotros, nos encontramos con Dios en Jesús. ¿Otros dioses? El dinero, el placer, lo material, etc., más al Dios verdadero no lo encontramos siendo que está en la vida, en el amor, en la solidaridad, en la alegría, en la inocencia, en la familia y más. Debemos confirmar que, talvez por la costumbre o por falta de tino, la ausencia de método, estrategia equivocada, en fin, no sé qué, hemos perdido el olfato para ubicar a Dios entre nosotros. Actualizar que Dios está con nosotros se refiere sobre todo no al contenido mismo porque eso es verdad, sino a todos los elementos, estrategias que debemos utilizar para encontrar a Dios en medio de nosotros.

SUGERENCIAS. Para encontrar a Dios entre nosotros:

1 Debemos aceptar en la mente y en el corazón, que Dios nos ama, sin mirar lo que somos y que como con Abraham, hizo una alianza, la ha renovado en Jesús, a quien lo envió para estar siempre con nosotros.

2 Hacer el esfuerzo vital por sentir la presencia de Dios en cada uno, concienciar esta verdad y manifestarla a todos los hombres, sin importar en donde estemos, con quien compartamos, sino únicamente con la firme convicción de mostrar que Dios está con nosotros. Cada uno de nosotros debe buscar el método.

EPÍLOGO. Para terminar, recordemos a nuestra comunidad que, Jesús es Dios con nosotros y luego resumamos amablemente las sugerencias para vivir el mensaje dominical. Despidamos a nuestra comunidad llenándoles de la seguridad del amor de Dios y que solo dependemos de nuestras capacidades para mejorar.

 

 

Jesús Palomino Idrovo