NATIVIDAD DEL SEÑOR

.

HOMILÍA NATIVIDAD DEL SEÑOR

25 de diciembre de 2016 (A)

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Juan (1,1-18):
En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios.
Él estaba en el principio junto a Dios. Por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho.
En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió.
Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz,

para que todos creyeran por medio d él. No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz.
El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, viniendo al mundo.
En el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de él, y el mundo no lo conoció.

Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron.
Pero a cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre.
Estos no han nacido de sangre, ni de deseo de carne, ni de deseo de varón, sino que han nacido de Dios.
Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Este es de quien dije: el que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo». Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia.
Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad nos ha llegado por medio de Jesucristo.
A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.
Palabra del Señor

HOMILÍA (AYUDAS)

PRÓLOGO. Qué mejor dar la bienvenida en esta fecha especial a todos los hermanos con quienes domingo a domingo escudriñamos la Palabra.

AÑO LITÚRGICO. Se terminó el primer tiempo, el Adviento, hagamos caer en la cuenta a nuestros hermanos que estamos en tiempo de Navidad. El tiempo de espera ya terminó y ahora a vivir entre nosotros la presencia del esperado, Jesús, el Mesías.

EXÉGESIS. Estos 18 versículos de Juan, nos muestran todo lo que el evangelista desarrolla sobre Jesús en todo el evangelio.

Jesús es el centro de todo; existía desde antes que todo; por Él se hizo todo; es la vida y la luz; y Jesús, siendo todo se hizo hombre. Paradoja de la vida, el hombre no le recibe. A pesar de ser anunciado por Juan, quien lo ha presentado como verdad y vida es el mismo Padre Dios, para que los hombres lo aceptaran, pero no fue así. Los suyos no lo recibieron, y a algunos que lo aceptaron “les dio el poder de ser hijos de Dios”.

Mensaje: Jesús es Dios.

HERMENÉUTICA es actualizar el mensaje. Pues el mensaje es concreto, Jesús es Dios. Jesús es la luz, Jesús es la vida, Jesús es por quien se hizo todo, Jesús es el de siempre, Jesús es Verbo de Dios, a Jesús le debemos recibir en nuestras vidas. Podemos hacer pesebres, rezar novenas, realizar posadas, etc., pero si no lo aceptamos como parte de nuestras vidas, nada tiene sentido. Podemos decir algo más, si Jesús es verdad, debe ser parte de nuestra vida, viviendo siempre la verdad; Jesús es Luz, debe ser quien nos ilumine si Él es parte de nuestra vida; Jesús es la Palabra de Dios, debemos escucharle siempre si Él es parte de nuestra vida.

SUGERENCIAS. Para vivir a Jesús en nuestras vidas:

1 Abramos nuestra mente, nuestro corazón, nuestra vida para que Jesús haga parte indispensable de lo que somos, es más, hagamos conciencia de que Él ya está en nuestras vidas (Es el Emmanuel, Dios-con-nosotros) y contemos siempre con Él.

2 Intentemos hacer todas las cosas, ya no solos, contando siempre con Jesús, sabedores de que Él no hace nuestro trabajo, nosotros debemos actuar. Comencemos ahora, en esta navidad.

EPÍLOGO. Para terminar, recordemos a nuestra comunidad que, Jesús es Dios y luego resumamos amablemente las sugerencias para vivir el mensaje dominical. Despidamos a nuestra comunidad llenándoles de la seguridad del amor de Dios y que solo dependemos de nuestras capacidades para mejorar.

 

 

Jesús Palomino Idrovo