MARIA MADRE DE DIOS

 

HOMILÍA SANTA MARÍA MADRE DE DIOS

“En silencio María, la mamá, cumple la voluntad de Dios.”

1 de enero de 2017 (A)

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Lucas (2,16-21):
En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo hacia Belén y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que se les había dicho de aquel niño.
Todos los que lo oían se admiraban de lo que les habían dicho los pastores. María, por su parte, conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.
Y se volvieron los pastores dando gloria y alabanza a Dios por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había dicho.
Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.
Palabra del Señor

HOMILÍA (Ayudas)

PRÓLOGO. Saludarles con un cariñoso encuentro de bienvenida a los feligreses por Año Nuevo civil no es mala idea. Pero junto con ese saludo cariñoso sería bueno recordarles que hoy celebramos a la Virgen María, como Madre de Dios. En otras palabras, diríamos que nosotros celebramos hoy el verdadero día de la Madre, de la Madre de Dios, de la Virgen María.

AÑO LITÚRGICO. En el Círculo Salvífico que hemos planteado como plan de Dios para nuestra salvación, hemos recorrido ya, la etapa de la promesa de Dios por enviarnos su mensajero (de eso se trata en los domingos finales de la segunda parte de tiempo ordinario pasado), luego, el cumplimiento de la promesa, para lo que como Iglesia nos hemos preparado en el tiempo de Adviento y ya celebramos en la Navidad el nacimiento del enviado, del Emmanuel, del Dios con nosotros. Pero debemos valorar el pensamiento de nuestra santa Iglesia, cuando luego del nacimiento de Jesús, la primera celebración es a la “madre” de Jesús, dándole toda la importancia en este plan maravilloso de Dios.

EXÉGESIS. Nuevamente estamos frente a la Palabra y es también con la metodología de Lucas, el médico. Este texto es continuación del texto de la celebración navideña en el que Lucas da los argumentos para certificar que lo sucedido es histórico, con la referencia al emperador César Augusto y al gobernador Quirino, lo de Nazaret, eso de Belén, etc., para concretar que en el campo los pastores cuidan sus rebaños y en ese contexto histórico nos relata la presencia del ángel conversón con los pastores y finalmente el “ejército celestial” que entrega su mensaje, tanto para el cielo como para la tierra a los hombres de “buena voluntad”. En el desarrollo de ese acontecimiento en la historia, los pastores encuentran al niño, cuentan lo sucedido y todo lo que se dice de él. Es en el conjunto de estas circunstancias que Lucas nos entrega a la persona más importante, si se puede decir, a la mamá y lo dice de manera tan sencilla como contundente: “María, por su parte, conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón”, no dice nada, es la protagonista, solamente está y guarda todo en su corazón.

Mensaje: En silencio María, la mamá, cumple la voluntad de Dios

HERMENÉUTICA es actualizar el mensaje. Lo sabemos y lo hemos repetido hasta el cansancio, quienes hacemos homilética debemos esforzarnos porque el mensaje de la Palabra logre actualizarse. Veamos algunos elementos de actualización: el personaje es la mamá, claro es la madre de Dios, pero es mamá; en el acontecimiento participa con lo más valioso e íntimo de una mujer, su capacidad de ser madre, su maternidad; la actitud de vida no es protagonizar, manteniendo un “perfil bajo”, pues es sabedora de su importancia en semejante acontecimiento, dice Lucas que todo eso “guarda” en su corazón. Actualizar será hacer presente estos tres aspectos: a quienes son el personaje, mamá, que mantengan el “perfil bajo” pues, aunque no quieran, hacen parte de este gran acontecimiento, ya que es con su maternidad con la que participan, así como también “guardar” todo eso en su corazón. Englobando todos estos momentos hay que decir que: en el gran proyecto, el enviado se hace historia, se hace hombre en el vientre de María, para traernos la vida de Dios y todo su amor y que es un acontecimiento que se sigue suscitando todos los días. Por eso podemos afirmar que, la más maravillosa presencia de Dios amor entre los hombres es “mamá” pues cumple en silencio la voluntad de Dios. Bendita nuestra Iglesia que propone en este tiempo litúrgico, en este tiempo civil, en este día, celebrar a María como Madre. Hoy es día de la mejor mamá del mundo: María y de todas las mamás.

SUGERENCIAS. Para celebrar a mamá que en silencio cumple la voluntad de Dios:

1 Aceptemos a la persona de María, como mamá, es decir como la mejor cumplidora de la voluntad de Dios y en silencio.

2 En nuestra mente, todas las mamás, sin distingo de ninguna clase, deben ser la más maravillosa de las presencias de Dios entre nosotros.

3 En la medida de lo posible celebremos a mamá de lo mejor manera, aunque ella no sepa que es la maravillosa presencia de Dios entre nosotros.

EPÍLOGO. Para terminar, recordemos a nuestra comunidad que, en silencio María, la mamá, cumple la voluntad de Dios y luego resumamos amablemente las sugerencias para vivir el mensaje dominical. Despidamos a nuestra comunidad llenándoles de la seguridad del amor de Dios y que solo dependemos de nuestras capacidades para mejorar.

 

Jesús Palomino Idrovo