2° ORDINARIO

.

 

HOMILÍA 2° TIEMPO ORDINARIO

15 de enero de 2017 (A)

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Juan (1,29-34):
En aquel tiempo, al ver Juan a Jesús que venía hacia él, exclamó: «Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Ése es aquel de quien yo dije: “Tras de mí viene un hombre que está por delante de mí, porque existía antes que yo.” Yo no lo conocía, pero he salido a bautizar con agua, para que sea manifestado a Israel.»
Y Juan dio testimonio diciendo: «He contemplado al Espíritu que bajaba del cielo como una paloma, y se posó sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: “Aquél sobre quien veas bajar el Espíritu y posarse sobre él, ése es el que ha de bautizar con Espíritu Santo.” Y yo lo he visto, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.»
Palabra del Señor

HOMILÍA (Ayudas)

PRÓLOGO. Siempre es bueno que a nuestros contertulios o feligreses o hermanos interesados en nuestras reflexiones para encontrarnos con la Palabra y buscar el mensaje, les recibamos con una calurosa bienvenida.

AÑO LITÚRGICO. Desarrollamos el Año Litúrgico y en ese proceso hemos vivido ya el Adviento, la Navidad y ahora comenzamos el Tiempo Ordinario. En este tiempo, podemos decir, que, el propósito es desarrollar los momentos iniciales de la misión de Jesús, algo así como, la preparación, la búsqueda de los talentos humanos, etc., hasta el domingo 8° de tiempo ordinario. Luego vendrá la Cuaresma y Semana Santa.

EXÉGESIS. Al recorrer el evangelio de Juan, nos encontramos con una idea bien definitoria, o se cree en Jesús o no, o se está con Jesús o no. En el Antiguo Testamento la definición era ante la Ley de Dios, como está en Dt. 29, pero en el evangelio de Juan la decisión es ante Jesús. En el evangelio de Marcos, encontramos que la idea principal era presentar a Jesús como Hijo de Dios, en Mateo la idea es entregar a Jesús como la persona en la que se cumplen las promesas del Antiguo Testamento, en quien se cumplen las profecías, aquí en Juan la idea es mostrar que el único camino para ir al Padre Dios es su Hijo, Jesús. Por eso, al leer el texto de hoy, Juan el bautista es quien afirma que ese es aquel en quien él, Juan, vio descender el Espíritu Santo, Jesús es de quien decía que no es digno de desatarse las sandalias. Define quien es ese único personaje por el que llega al Padre y aquí expresa quién es, es aquel que tiene el Espíritu Santo.

Mensaje: Jesús es el que tiene el Espíritu Santo.

HERMENÉUTICA es actualizar el mensaje. El mensaje de este domingo es profundamente teológico, es verdad teológica, es un postulado de fe, es una razón para creer en Jesús, es el argumento por el que debemos estar seguros que es el camino para ir al Padre. ¿Ahora cómo actualizamos este mensaje? Se me ocurre sugerir que, si bien el mensaje es profundo, es verdad, etc., ¿qué tiene que ver con nosotros? Con certeza debemos manifestar que Jesús al irrumpir en nuestra historia, siendo el que tiene el Espíritu Santo, siendo que es el único camino para ir al Padre, algo habrá hecho en nuestra historia. Puntualicemos, cómo era la vida de la humanidad antes de Jesús y cómo se transformó con la presencia de este que tiene el Espíritu Santo. Antes de Jesús, las normas de vida eran: “ojo por ojo”; “diente por diente”; “Quien a cuchillo mata a cuchillo muere”, a las adúlteras debían matarles a pedradas, a los corruptos les crucificaban, debían hacer ofrendas para purificarse, etc. Viene este que tiene el Espíritu Santo y promueve “amaos los unos a los otros”, “orar por los que les persiguen”, en el caso de la adúltera, pregunta ¿nadie te ha condenado? y Jesús dice: “yo tampoco te condeno”, Jesús inaugura una nueva manera de vivir. Actualizar el mensaje de este día sería, hacer caer en la cuenta que este mundo está mejor desde que vino Jesús, el Hijo de Dios que está lleno del Espíritu Santo, según el testimonio de Juan el Bautista.

SUGERENCIAS. Para hacer caer en la cuenta que desde que vino Jesús estamos mejor:

1 Personalmente meditemos en la comparación de las dos realidades de vida, antes de Jesús y después de Jesús.

2 Socialmente, cuando las posibilidades se nos den, manifestar el cambio en la humanidad con la presencia de Jesús.

EPÍLOGO. Para terminar, recordemos a nuestra comunidad que, Jesús es el que tiene el Espíritu Santo y luego resumamos amablemente las sugerencias para vivir el mensaje dominical. Despidamos a nuestra comunidad llenándoles de la seguridad del amor de Dios y que solo dependemos de nuestras capacidades para mejorar.

 

 

Jesús Palomino Idrovo