2° CUARESMA

.

HOMILÍA 2° CUARESMA

12 marzo de 2017 (A)

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Mateo (17,1-9):
En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él.
Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús: «Señor, ¡qué bien se está aquí! Sí quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»
Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.» Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto.
Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo: «Levantaos, no temáis.» Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo.
Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: «No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.»
Palabra del Señor

HOMILÍA

(Querido homileta, son elementos básicos que te pueden ayudar a realizar tu homilía)

PRÓLOGO. Domingo a domingo hay hermanos que nos acompañan en la realización de nuestras reflexiones al encontrarnos con la Palabra, qué bueno que con mucho cariño les demos la bienvenida.

AÑO LITÚRGICO. Estamos caminando por el tiempo llamado Cuaresma y no nos hemos detenido en la explicación del origen de la palabra “cuaresma” como proveniente de cuarenta, sino que nos hemos enfocado en que luego de que Jesús viene, nace, comparte su misión y busca con quien instaurar el Reino, es Él mismo quien vive lo que predicó para enseñarnos que cumple su misión no solo de palabra sino de obra. Llegará la plenitud del cumplimiento de su misión en Semana Santa, pero hasta eso, debemos acompañar a Jesús y vivir con él los principales acontecimientos procurando configurarnos con él.

EXÉGESIS. Cómo es de directo y preciso Mateo, óigalo: “, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta”, y, es más: “Se transfiguró”, directo, no hay espacio para nada y sigue: “se les aparecieron Moisés y Elías” y puntualiza: “conversando con él”. ¿Qué pretende con eso Mateo?, ¿por qué junta a los tres?, ¿qué nos quiere decir? Tomemos en cuenta que Mateo escribe a la comunidad que se está organizando y les presenta como el referente principal y único a Jesús, porque si bien en la tradición judía, Moisés es el liberador de la esclavitud y quien configuró su caminar en la leyes, y Elías es el profeta de Yahveh, ellos ya son parte de la historia, son importantes, y por eso les pone juntos a los tres, pero quiere manifestar que el único a quien se debe seguir es a Jesús, por eso presenta dos acontecimientos importantísimos, primero, la nube que les cubre desde donde sale una voz “Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo”, como quien dice, a nadie más sino a Jesús y el otro acontecimiento, aunque Pedro quiere hacer tres chozas, Elías y Moisés ya no están, Jesús está solo, porque él es el importante, a él hay que escucharle en la organización de la comunidad de seguidores de Jesús, no más tradiciones, no más el pasado, ya no lo antiguo, solo Jesús. Termina diciendo que todo esto se ha llegado a conocer y difundir, luego de que Jesús resucitó.

Mensaje: Para instaurar el Reino, solo a Jesús hay que escuchar.

HERMENÉUTICA es actualizar el mensaje. ¿Cuál es el mensaje más importante? Para instaurar el Reino, solo a Jesús hay que escuchar. Ese mensaje lo debemos actualizar. Hay que actualizarlo a dos niveles, el primero, nos dice sobre la necesidad de instaurar el Reino y el segundo es que para que eso suceda, al único que hay que escuchar es a Jesús. Instaurar el Reino nos trae a la mente aquello de que debe reinar Jesús, y esto no es nada nuevo, todos sabemos que eso se debe hacer, que las cosas cuando se hacen según Dios salen bien, y si sabemos que ese es el objetivo ¿qué ha sucedido? Actualizando el mensaje hay que decir que no hemos escuchado a Jesús quien nos pide que “nos amemos unos a otros” (1 Jn. 4, 7), a Él no le escuchamos, sino que escuchamos otras voces, las de la política, las de la economía, las redes sociales, la internet, etc., el horóscopo, y otros inventos que no tienen ni idea del “Reino de Dios”. ¿Qué hacer? En el círculo que tenemos y en que vivimos hay que actualizar el mensaje, procurar instaurar el Reino, y para eso hay que amar al estilo de Jesús. La tarea es iniciar el proceso a nivel personal, luego familiar, posteriormente en nuestro círculo social y finalmente a la sociedad en general, pero hay que comenzar por casa.

SUGERENCIAS. Para mostrarnos que escuchamos a Jesús:

1 Mentalizarnos que somos responsables de instaurar el Reino, porque lo sabemos y eso quiere Jesús.

2 Comenzar a instaurar el Reino, amándonos a nosotros mismos, a nuestros hermanos más cercanos, la familia.

3 Si la cosa va bien a nivel personal y familiar, crecer el círculo del Reino, del que se pueda decir “vean cómo se aman”.

EPÍLOGO. Para terminar, recordemos a nuestra comunidad que, para instaurar el Reino, solo a Jesús hay que escuchar y luego resumamos amablemente las sugerencias para vivir el mensaje dominical. Despidamos a nuestra comunidad llenándoles de la seguridad del amor de Dios y que solo dependemos de nuestras capacidades para mejorar.

 

Jesús Palomino Idrovo