DOMINGO RAMOS 2017

.

HOMILÍA DOMINGO DE RAMOS

9 abril de 2017 (A)

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Mt 26, 14–27, 66

PASION DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO SEGÚN SAN MATEO

En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a ver a los sumos sacerdotes y les dijo: “¿Cuánto me dan si les entrego a Jesús?” Ellos quedaron en darle treinta monedas de plata. Y desde ese momento andaba buscando una oportunidad para entregárselo.
El primer día de la fiesta de los panes Ázimos, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron: “¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?” Él respondió: “Vayan a la ciudad, a casa de fulano y díganle: ‘El Maestro dice: Mi hora está ya cerca. Voy a celebrar la Pascua con mis discípulos en tu casa’ “. Ellos hicieron lo que Jesús les había ordenado y prepararon la cena de Pascua. (Ver todo el texto aquí)
Palabra del Señor

HOMILÍA

(Querido homileta, son elementos básicos que te pueden ayudar a realizar tu homilía)

PRÓLOGO. Lo mejor es dar la bienvenida a todos los hermanos que con nosotros, domingo a domingo, se enfrentan a la Palabra tratando de encontrar el mensaje principal. Con más razón este día que es muy especial, Domingo de Ramos.

AÑO LITÚRGICO. En el desarrollo del Año Litúrgico hemos vivido acompañando a Jesús en algunos tiempos: Adviento, Navidad, Tiempo Ordinario y Cuaresma. Con este domingo iniciamos la Semana Santa, es decir, esta semana Jesús, es el protagonista y nos muestra cómo es que Dios Padre organiza la vivencia del amor como la única forma de hacer que entre nosotros sea realidad la instauración del Reino de Dios. No perdamos esta perspectiva, todo lo vivido y lo que viviremos está encaminado a que se instaure el Reino de Dios.

EXÉGESIS. El texto es de Mateo, de quien ya sabemos que en su estilo es sobrio, es didáctico y de una claridad asombrosa en el desarrollo de los acontecimientos. Escribe para la comunidad de judíos seguidores de Jesús, pero ya la segunda generación, pues la primera que conoció a Jesús ya ha ido desapareciendo poco a poco y es a esta segunda generación que le acompaña, le anima y la ayuda a organizarse, pues estamos hablado de la década de los 80, luego de la destrucción del templo de Jerusalén del año 70. El relato de la pasión en Mateo tiene como objetivo último el comunicar a la comunidad de judíos de la segunda generación que lo realmente importante es conocer que Jesús es “verdaderamente el Hijo de Dios” (v 54) ¿En qué contexto expresa esta idea san Mateo? En todo el acontecimiento histórico que conocemos como “La Pasión de nuestro Señor Jesucristo”, que secuencialmente abarca, la cena, la traición de Judas, su presencia ante la autoridad, Pilatos, la elección de los judíos por Barrabás, el camino de la cruz, el apoyo de Simón de Cirene, la muerte de Jesús en la cruz y la conmoción natural y del templo para finalmente decir “verdaderamente este es el Hijo de Dios”. Todos los acontecimientos tienen sentido cuando al final se sabe que quien ha recorrido todo este trayecto, con sufrimiento al máximo, con dolores al infinito, con escándalo público es Jesús, el Hijo de Dios. Además, si Él vivió todo ese martirio para traernos el Reino de Dios, que ya entendieron que no es inminente, hasta que eso suceda, para entender que el camino que les toca seguir, ya que el último sufrimiento duro, durísimo fue la destrucción del templo de Jerusalén, no es   fácil, en otras palabras, instaurar el Reino de Dios, es un proceso muy exigente.

Mensaje: Instaurar el Reino de Dios es un proceso muy exigente.

HERMENÉUTICA es actualizar el mensaje. Ya sabemos que instaurar el Reino de Dios es un proceso muy exigente. Instaurar el Reino, exige mucho y a todo nivel, por eso debemos comprender que todas las actividades de la vida, nos deben servir para instaurar el Reino, pero debemos también entender que no porque se realizan las actividades marcadas por el dolor, el sufrimiento, el escándalo instauran en Reino, sino que todas las actividades instauran el Reino si se las asume con ese motivo, es decir si se las vive por ese motivo, y eso quiere decir que quien vive el proceso de instaurar el Reino debe ser muy consciente de por qué lo asume. También quiere decir y de primera mano, que, quien asume ese sufrimiento debe ser una persona de fe, alguien que conscientemente sabe que todo lo que hace, procurando cumplir la voluntad de Dios, lo hace con conocimiento de causa, caso contrario, todo lo que haga no será sino la oportunidad de reclamo contra Dios porque creerá que le está castigando. Actualizando un poco más, la vida de todos es un proceso lleno de sufrimientos, de dolor y muchas veces de escándalo, que, si no son asumidos con un sentido de salvación, no llevan sino a la desesperación.

Al vivir esta Semana Santa, comenzando con el gran proceso de la Pasión, meditado en este día, tratemos de dar sentido a todo, caso contrario perderemos el tiempo y llegaremos al sinsentido y desesperación. Jesús es el primero en vivirlo y en plenitud, es lo que viviremos en la Semana Santa, dándonos ejemplo de cómo se instaura el Reino.

SUGERENCIAS. Instauraremos el Reino cuando:

1 A nuestra vida de dolor, sufrimiento y escándalo (alguna vez) le demos sentido de salvación siendo hombres de fe.

2 En nuestras familias, asumamos los dolores y sufrimientos como parte del proceso de salvación, siempre y cuando seamos personas de fe, es decir que vivamos todo delante de Dios que nos está mirando.

3 Ante el sufrimiento y dolor de los demás, incentivémosles para que ese proceso sea vivido con sentido de salvación uniendo su dolor y sufrimiento a los dolores y sufrimientos de Jesús.

EPÍLOGO. Para terminar, recordemos a nuestra comunidad que, instaurar el Reino de Dios es un proceso muy exigente y luego resumamos amablemente las sugerencias para vivir el mensaje dominical. Despidamos a nuestra comunidad llenándoles de la seguridad del amor de Dios y que solo dependemos de nuestras capacidades para mejorar.

 

Jesús Palomino Idrovo