LAS MANOS DE DIOS

 

 LAS MANOS DE DIOS

Jesús Palomino

Muchos anhelan vehementemente que Dios se manifieste directamente y exprese lo que quiere de cada uno, pero eso nunca sucede. Tal cosa no quiere decir que Él no está pendiente de sus hijos. Hay que aceptar que Él tiene sus propios métodos y uno de esos es que se asoma en la persona que está con usted, con otro compromiso más, Dios se asoma en usted para la persona que junto a usted está. Dios actúa en el otro para usted, y actúa en usted para los demás. ¡Asómbrese! Dios actúa en usted a favor de los demás.
Digamos con las palabras de Miguel Ángel Cornejo: usted es LAS MANOS DE DIOS para los demás. No se le ocurra negarse a ser las manos de Dios, que eso sí es pecado. Papá, usted es las manos de Dios para sus hijos; Jefe, usted es las manos de Dios para sus empleados; Empresario, usted es las manos de Dios para sus trabajadores; etc. Dios se hace presente a los demás, a través de usted.
La familia es el mejor escenario para ser las manos de Dios, pues Juan en su primera carta 4,12 dice que “si nos amamos, Dios permanece en nosotros.”

Tus comentarios son bienvenidos te invito a emitir tus comentarios