01_personas

.

03_realidad+

.

03_realidad-

.

04_metodo

.

05_el_sueño

.

 

ELEGANCIA DE UN HOMBRE

Hombre_3

COMENTARIOS Y/O SUGERENCIAS

4° PASCUA

.Falta Dios.1

HOMILÍA 4° PASCUA

7 mayo de 2017 (A)

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Jn 10, 1-10

En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: “Yo les aseguro que el que no entra por la puerta del redil de las ovejas, sino que salta por otro lado, es un ladrón, un bandido; pero el que entra por la puerta, ése es el pastor de las ovejas. A ése le abre el que cuida la puerta, y las ovejas reconocen su voz; él llama a cada una por su nombre y las conduce afuera. Y cuando ha sacado a todas sus ovejas, camina delante de ellas, y ellas lo siguen, porque conocen su voz. Pero a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños”.
Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron lo que les quería decir. Por eso añadió: “Les aseguro que yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes que yo, son ladrones y bandidos; pero mis ovejas no los han escuchado.
Yo soy la puerta; quien entre por mí se salvará, podrá entrar y salir y encontrará pastos. El ladrón sólo viene a robar, a matar y a destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia”.
Palabra del Señor

HOMILÍA

(Querido homileta, son elementos básicos que te pueden ayudar a realizar tu homilía)

PRÓLOGO. Maravilla única el asumir que creemos en la persona a quien no hemos visto, y que es el camino, la verdad y la vida, con quien actualmente podemos encontrarnos en la Eucaristía y así instaurar el Reino, ¡qué maravilla! Por todo esto démosles la bienvenida a los hermanos con quienes domingo a domingo escudriñamos la Palabra.

AÑO LITÚRGICO. Aún no cerramos, litúrgicamente hablando, el Círculo Salvífico, pasamos la Resurrección, meditamos algunas de las apariciones y en cada una de ellas encontramos el mensaje, pero aún Jesús no se va al cielo donde nuestro Padre Dios. Veamos qué nos trae este domingo.

EXÉGESIS. La exégesis de hoy es al texto del evangelio de San Juan. Hagamos un intento exegético. Imaginemos a la comunidad joánica de finales del primer siglo, años 90 a 95, su situación era ésta: no tenían ya el templo de Jerusalén (destruido el año 70), los judíos que conocieron a Jesús ya han muerto, entonces ya no existían testimonios personales, el gobierno judío (el Sanedrín) estaba compuesto por fariseos que perseguían a los cristianos, para colmo eran conquistados por los romanos para quienes dios era su emperador, (para los cristianos Dios es Jesús), los judíos que no aceptaban a Jesús seguían esperando al Mesías y surgieron falsos profetas y perseguidores (Barjesús, Hechos 13, 6; falsos profetas, 2 Cor. 11, 13 y otros), motivos suficientes para que la comunidad de seguidores de Jesús vaya languideciendo poco a poco y entonces es lógica la acción de Juan, en sus años, para animar a esa querida comunidad  escribe su evangelio. ¿Qué pretende? Pues decirles que no hagan caso de los falsos profetas, que el único pastor es Jesús, el P. Alonso Schökel dice “Los fariseos ciegos son los ladrones y bandidos que pueden llevar las ovejas a la ruina”, que no les hagan caso a los fariseos, que no les sigan, que no sigan la voz de los extraños, de los falsos profetas, que sigan la voz de su pastor, Jesús, que sí les conoce, además que Jesús es la puerta por donde deben ir y encontrarán pastos. En definitiva, que no se desanimen, que sigan, pero que sigan a Jesús, a nadie más, que no les hagan caso ni a los falsos profetas, ni a los fariseos ni a los romanos, para instaurar el Reino.

Mensaje: Se instaura el Reino siguiendo a Jesús, a nadie más.

HERMENÉUTICA es actualizar el mensaje. Al parecer resulta como fácil actualizar este mensaje, pero veamos. Se instaura el Reino siguiendo a Jesús, a nadie más. En toda planificación, aparecen el objetivo y los métodos o estrategias para conseguirlo, en el ámbito que sea, en educación, en economía, en administración, etc., etc. En nuestro caso es igual, hay un objetivo y unas maneras de conseguirlo. El objetivo del Padre Dios es Instaurar el Reino y entre sus estrategias está el haber enviado a su mismo Hijo, a Jesús para iniciar la instauración del Reino; luego ha fundado su Iglesia para que pueda seguir en el propósito y tercero, el Reino lo instaura con los mismos hombres, que son hechura de su infinito amor. En cuanto al objetivo, no ha cambiado; en cuanto a las estrategias, la primera ya se cumplió en la historia, pero para que se perpetúe la acción instauradora del Reino sigue la Iglesia que como institución ya va más de dos mil años en el trabajo y que está conformada por los mismos beneficiarios de la instauración del Reino, los hombres. ¿Pero cómo actualizar este mensaje principal? Dando la importancia fundamental, salvífica, que merece el objetivo, instaurar el Reino de Dios. Pues si se da la importancia debida al objetivo, las estrategias estarán encaminadas a ello, caso contrario las estrategias quedarán como actividades o medios que no conducen a nada pero que se pueden estar repitiendo incansablemente sin lograr el cometido, aunque sí se pueden conseguir otros objetivos (como fomentar la religiosidad popular, mantener la tradición, congregar multitudes, realizar congresos y sínodos, etc.) mas no el de instaurar el Reino.

SUGERENCIAS. Para que el objetivo sea lo primordial:

1 debemos concienciarnos que el objetivo máximo es instaurar el Reino de Dios, que es el Reino del Amor.

2 todo lo que hagamos en nuestras vidas deben ser para instaurar el Reino de Dios, que es Reino de Amor.

3 programar con nuestras familias que todas las actividades diarias sean para instaurar el Reino.

EPÍLOGO. Para terminar, recordemos a nuestra comunidad que, se instaura el Reino siguiendo a Jesús, a nadie más y luego resumamos amablemente las sugerencias para vivir el mensaje dominical. Despidamos a nuestra comunidad llenándoles de la seguridad del amor de Dios y que solo dependemos de nuestras capacidades para mejorar.

 COMENTARIOS Y/O SUGERENCIAS

¿ME APOYAS PARA MANTENER ESTA PÁGINA?

Jesús Palomino Idrovo

 

3° PASCUA

.Misa en la playa

HOMILÍA 3° PASCUA

30 abril de 2017 (A)

EVANGELIO. Lectura del santo evangelio según san Lc 24, 13-35

El mismo día de la resurrección, iban dos de los discípulos hacia un pueblo llamado Emaús, situado a unos once kilómetros de Jerusalén, y comentaban todo lo que había sucedido.

Mientras conversaban y discutían, Jesús se les acercó y comenzó a caminar con ellos; pero los ojos de los dos discípulos estaban velados y no lo reconocieron. Él les preguntó: “¿De qué cosas vienen hablando, tan llenos de tristeza?”
Uno de ellos, llamado Cleofás, le respondió: “¿Eres tú el único forastero que no sabe lo que ha sucedido estos días en Jerusalén?” Él les preguntó: “¿Qué cosa?” Ellos le respondieron: “Lo de Jesús el nazareno, que era un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo. Cómo los sumos sacerdotes y nuestros jefes lo entregaron para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él sería el libertador de Israel, y sin embargo, han pasado ya tres días desde que estas cosas sucedieron. Es cierto que algunas mujeres de nuestro grupo nos han desconcertado, pues fueron de madrugada al sepulcro, no encontraron el cuerpo y llegaron contando que se les habían aparecido unos ángeles, que les dijeron que estaba vivo. Algunos de nuestros compañeros fueron al sepulcro y hallaron todo como habían dicho las mujeres, pero a él no lo vieron”.
Entonces Jesús les dijo: “¡Qué insensatos son ustedes y qué duros de corazón para creer todo lo anunciado por los profetas! ¿Acaso no era necesario que el Mesías padeciera todo esto y así entrara en su gloria?” Y comenzando por Moisés y siguiendo con todos los profetas, les explicó todos los pasajes de la Escritura que se referían a él.
Ya cerca del pueblo a donde se dirigían, él hizo como que iba más lejos; pero ellos le insistieron, diciendo: “Quédate con nosotros, porque ya es tarde y pronto va a oscurecer”. Y entró para quedarse con ellos. Cuando estaban a la mesa, tomó un pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. Entonces se les abrieron los ojos y lo reconocieron, pero él se les desapareció. Y ellos se decían el uno al otro: “¡Con razón nuestro corazón ardía, mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras!”
Se levantaron inmediatamente y regresaron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, los cuales les dijeron: “De veras ha resucitado el Señor y se le ha aparecido a Simón”. Entonces ellos contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Palabra del Señor

HOMILÍA

(Querido homileta, son elementos básicos que te pueden ayudar a realizar tu homilía)

PRÓLOGO. La cordial bienvenida a los hermanos que semana a semana escudriñan con nosotros la Palabra en búsqueda del mensaje principal (EG 147).

AÑO LITÚRGICO. Cerrando el Círculo Salvífico este domingo la Palabra nos trae un nuevo acontecimiento cuyo protagonista es Jesús.

EXÉGESIS. Ya conocemos lo que nos dice el Papa Francisco, hay que buscar el mensaje más importante. El texto de hoy es conocido porque trata de los discípulos que caminaban hasta Emaús, una población cercana a Jerusalén. En su caminar se encuentran con un forastero que al final es Jesús resucitado a quien le reconocen al partir el pan. Le invitan a que se quede con ellos, pero Él desaparece, ante lo cual los dos discípulos regresan donde los demás y les cuentan que se han encontrado con Jesús. Recorramos el texto y descubramos una maravilla. Es el día de la resurrección. Los discípulos conversan sobre lo sucedido. Jesús “comenzando por Moisés y siguiendo con todos los profetas, les explicó todos los pasajes de la Escritura que se referían a él”. Luego parte el pan y es cuando lo reconocen. Los discípulos salen a anunciar que Jesús está vivo. La maravilla es que este relato de Juan está desarrollado en la plantilla de una Eucaristía. Veamos: En domingo se reúne la asamblea. Se saludan se encuentran y conversan. Comienza la Liturgia de la Palabra, pues les explicó las Escrituras. Luego la Liturgia de la eucaristía, cuando parte el Pan y reconocen a Jesús. Termina la celebración y salen a comunicar al mundo que Jesús está vivo. Es el desarrollo de una eucaristía. ¿En qué momento los discípulos de Emaús reconocen a Jesús? Al partir el pan. Antes no lo reconocen, no es cuestión física, no es asunto de formas, es asunto de fe y de vida. Solamente en la Eucaristía reconocieron a Jesús. Cuando recorren las Escrituras sus corazones ardían. Ya sabemos que Juan está escribiendo a la comunidad joánica de Jerusalén que languidecía, y le anima, le impulsa a seguir, porque Jesús está vivo y él es el camino, la verdad y la vida, ya le dijo antes, dichosos los que creen en Jesús, aunque no le hayan visto y también que todo lo que está escribiendo es para que crean en Jesús ya que él, Juan, es testigo y hasta les contó que había estado en el sepulcro vacío junto a Pedro. Dicho de otra manera, al participar de la Eucaristía te encuentras con Jesús.

Mensaje: Al encontrarnos con Jesús resucitado en la Eucaristía instauramos el Reino.

HERMENÉUTICA es actualizar el mensaje. En nuestro tiempo, año 2017, siglo XXI, logramos entender eso de que hay que buscar nuevos areópagos para anunciar la venida del Reino. Buscando nuevos areópagos encontramos que hay muchísimos, especialmente los medios de comunicación, la publicidad, las redes sociales, la internet, como los de más incidencia. Pero si sabemos que hay tantos areópagos ¿porqué es que en ellos no se habla de Reino?, ¿por qué no hay espacios destinados a esta misión?, y podríamos seguir preguntándonos. Areópagos existen, lo que hacen falta es personas que quieran pregonar el Reino en esos medios. Acompañando a Jesús encontramos dos cosas: el Señor se presenta, es una acción de tipo personal, comunicar el Reino es una actividad personal, en alguna ocasión envía un mensaje, no de que sepan que ha resucitado sino de que los quiere ver, allá en Galilea para un encuentro personal y lo segundo, ese encuentro personal, desde Juan, se da especialmente en la Eucaristía. Se instaura el Reino cuando buscamos el encuentro personal con Jesús especialmente en la Eucaristía. Es decir, debemos terminar aquello de que participar de la Eucaristía no es eso de “ir” o “no ir a misa” no más, sino debemos recuperar que en la Eucaristía se realiza el encuentro personal con Jesús y así instaurar el Reino. Consta que es una actitud y una acción de tipo personal, no masivo.

SUGERENCIAS. Instauramos el Reino cuando:

1 En nuestro cerebro aceptamos como realidad a buscar, el encuentro con Jesús.

2 En nuestras participaciones en la Eucaristía procuramos encontrarnos con Jesús, en la Palabra y en el partir el Pan.

3 Encaminamos a nuestras familias y comunidades a buscar el encuentro con Jesús en cada Eucaristía.

EPÍLOGO. Para terminar, recordemos a nuestra comunidad que, al encontrarnos con Jesús resucitado en la Eucaristía instauramos el Reino y luego resumamos amablemente las sugerencias para vivir el mensaje dominical. Despidamos a nuestra comunidad llenándoles de la seguridad del amor de Dios y que solo dependemos de nuestras capacidades para mejorar.

COMENTARIOS Y/O SUGERENCIAS

 

Jesús Palomino Idrovo

CONSULTORIO MÉDICO

.

Cartel consultorio

 

 

COEMTARIOS Y/O SUGERENCIAS

SILENCIO SOBRE VENEZUELA

.